Heraeus AMLOY fabricante de aleaciones y TRUMPF empresa de tecnología comenzaron a trabajar en impresión de materiales amorfos. El objetivo es la impresión 3D de partes amorfas como métodos de producción estándar en el taller mejorando procesos y costos.

Los metales amorfos son el doble de fuertes que el acero, aun y cuando son más ligeros y elásticos. Su comportamiento isotrópico quiere decir que sus propiedades permanecen idénticas independiente de la dirección en que la impresión 3D fabrique la pieza. Además de crear piezas muy robustas impresas 3D, también da a los ingenieros más libertad en el proceso de diseño.

Muchas áreas de la empresa se pueden beneficiar de la impresión 3D de piezas de metal amorfo, algunos ejemplos son piezas que esta sujetas a esfuerzos importantes y aligeramientos en su diseño, en sectores aeroespacial e ingeniería mecánica. Estos materiales son una buena opción para equipos médicos debido a su biocompatibilidad.

Nuevas aplicaciones en la industria de metales amorfos impresos 3D.

La impresión 3D de componentes amorfos en la industria apenas comienza. La colaboración entre ambas empresas ayudara acelerar los procesos de impresión y calidad de superficies, además de bajar costos a clientes. Esto hace la tecnología más adecuada para un mayor rango de aplicaciones algunas de ellas son nuevas,” comenta Jürgen Wachter, de Heraeus AMLOY.

“Los metales amorfos tienen potencial para muchas industrias. Por ejemplo, se pueden usar en dispositivos médicos, una de las industrias más importantes para la manufactura aditiva," menciona Klaus Parey, director de manufactura aditiva en TRUMPF.

Los metales amorfos se forman al vaciar muy rápido metal fundido. Una impresora 3D puede generarlos como piezas más grandes y complejas, algo que otros métodos no pueden hacer. Esto abre la puerta a nuevas aplicaciones para metales. La impresión 3D también explota el potencial de estos metales en aligeramientos, una impresora 3D solo fabrica las estructuras que se requieren para cumplir esta función, de manera que el uso de material es mínimo. Los materiales de metal amorfo son muy ligeros por naturaleza, la combinación con procesos de impresión 3D puede reducir un extra las piezas para diferentes aplicaciones. La producción de estos metales por impresión 3D se hace rápida y simple, la tecnología permite fabricar partes como una sola en lugar de componentes.

Material optimizado + impresora 3D adaptada = producción de alto volumen y calidad.

En esta alianza Heraeus AMLOY combina su experiencia en la producción de aleaciones y metales amorfos con la experiencia de manufactura aditiva de Trumpf.

Heraeus AMLOY optimizó sus aleaciones para impresión 3D como material a la medida para uso en las maquinas TruPrint Systems de Trumpf. La última generación del equipo TruePrint 2000 está diseñada para que el polvo sobrante se pueda reutilizar mediante una cámara de gas inerte. Esto protege el polvo de influencias externas y es un beneficio clave para los metales amorfos ya que estos reaccionan rápidamente al oxígeno. Trumpf adaptó la productividad del equipo TruePrint 2000 con dos lasers de escaneo de 300 watts que trabajan en paralelo en la cámara de la máquina, su diámetro focal de 55 micrómetros permite producir piezas de bajo y alto volumen con alta calidad en sus superficies. El panel de monitoreo de fusion de metal evalúa la calidad del material y detecta errores en cada fase de la fusion.

Los usuarios de Trumpf s ya pueden pedir piezas amorfas o imprimirlas ellos mismos.

Los clientes que ya tienen una impresora 3D TRUMPF pueden usarla para procesar aleaciones a base de circonio de Heraeus AMLOY. También es posible pedir piezas amorfas impresas en 3D directamente de Heraeus AMLOY. Los dos socios también trabajan en aleaciones a base de cobre y titanio que pronto estarán disponibles para la impresión 3D en el futuro.

Fuente: Trumpf

Pin It