Renishaw, empresa de ingeniería, ha iniciado recientemente un proyecto de colaboración con Domin Fluid Power, ayudando a la empresa a maximizar la productividad de diseño y manufactura de sus válvulas de transmisión directa. Mediante las técnicas de manufactura aditiva (MA) metálica, la empresa puede fabricar unidades más pequeñas y eficientes, reduciendo los tiempos de los ciclos de cinco horas y media a solo una.

Los fabricantes de una gran variedad de sectores pueden utilizar la Manufactura Aditiva para aumentar la productividad con más valor añadido en producción

Domin, en colaboración con Renishaw, ha desarrollado un innovador paquete integrado estable para el sector de transmisión hidráulica. La empresa visitó el Centro de Soluciones de MA de Renishaw en Stone, Staffordshire, Reino Unido, para ampliar sus conocimientos de manufactura aditiva y ver cómo esta tecnología puede ayudarles a producir unidades de alta eficacia para sus clientes.

“La FA metálica permite alcanzar los límites de lo posible en el sector de transmisión hidráulica”, explica Marcus Pont, director general de Domin Fluid Power. “Después de varios años de pruebas de distintos prototipos y diseños, hemos alcanzado los conocimientos de manufactura aditiva que permitirán producir piezas más eficientes para nuestros clientes. Por ejemplo, una de nuestras unidades tiene ahora un diseño un 25 por ciento más reducido que el tamaño original, un 25 por ciento más potente y un tercio del costo”.

Renishaw en Domin Fluid Power

“En Renishaw, siempre estamos buscando oportunidades que nos permitan participar en el desarrollo de tecnologías emergentes con un impacto positivo en el mundo industrial”, explica Martin McMahon, consultor técnico jefe de manufactura aditiva de Renishaw. “Hemos colaborado con Domin en todo el proceso, desde la investigación de propiedades de materiales a explorar las ventajas de usar las últimas tecnologías, como la máquina RenAM 500Q, en producción”.

“La manufactura aditiva es una tecnología imprescindible para Domin,” continúa McMahon. “Ofrece a la empresa la capacidad de fabricar piezas complejas, sin herramientas especiales y con la mínima preparación y ensamblaje. La integración de funciones tan complejas en un diseño tan reducido no sería posible con las técnicas de manufactura convencionales”.

Renishaw en Domin Fluid Power

Los fabricantes de una gran variedad de sectores pueden utilizar la manufactura aditiva para aumentar la productividad con más valor añadido en producción de lotes cortos. El último sistema de Renishaw, la RenAM 500Q, está aumentando en la actualidad el atractivo de la manufactura aditiva para aplicaciones en las que antes no resultaba rentable. El sistema compacto está equipado con cuatro láseres de 500 W, que multiplican el proceso de impresión por cuatro, por tanto, aumentan la productividad y reducen el costo por pieza. En las instalaciones de Stone, Renishaw demuestra su experiencia en manufactura aditiva. Los socios pueden visitar el Centro de Soluciones para desarrollar todo su potencial de MA y crear un proceso eficiente completo.

 



Para obtener más información sobre RenAM 500Q y otras tecnologías de los Centros de Soluciones de FA de Renishaw, visite www.renishaw.es/additive.



Pin It